Todos los animales producen de 2 a 10 gramos de vitamina C diarios en proporción a un peso de 70 kilos. Nos han dicho que es suficiente con 85 mg de vitamina C para las embarazadas y 120 mg para las lactantes. Por eso ocurren los abortos ya que los bebés se quedan la poca que toma la madre para desarrollar todo el colágeno del cuerpo. Luego la madre sufre por ello hemorragias y puede morir el feto y la madre. El síndrome de muerte súbita infantil también es causado por el déficit de vitamina C de los bebés.