Resultados 1 al 1 de 1
  1. #1
    Recién llegad@...
    Fecha de ingreso
    febrero-2017
    Mensajes
    1

    Comunicado a los Mass Media por su deplorable trato al movimiento vegano.


    Estamos intentando dar difusión a un comunicado que hemos emitido a todos los mass media en forma de carta abierta. Criticamos el sesgo informativo referente al veganismo y rebatimos las falacias pseuodicnetíficas. Dejamos aquí el texto y, al final, el link al mismo. ¿Nos ayudáis a difundirlo por las redes sociales? Gracias!

    Somos “¿Serás su voz?”, un movimiento de liberación animal. Y hoy tenemos muchas cosas por decir. El pasado 30 de enero de 2017, la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) publicó una noticia tanto en su página web como en Catalunya Radio hablando del aumento de la opción vegetariana estricta (vegana) en muchas/os jóvenes. Afirma que los expertos alertan de este hecho y cita unas declaraciones de Gemma Miranda (del Colegio Oficial de Nutricionistas), la cual afirma que las dietas veganas para menores de 21 años no son aconsejables porque “la proteína animal permite o ayuda a que la persona llegue a su máximo genético que tiene marcado de altura". Asimismo, Montserrat Romaguera (de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria) afirma que prescindir de la proteína animal puede tener efectos sobre la salud y que, si se quiere seguir una dieta vegana, es necesario hacerse analíticas periódicas.
    De entrada, queremos dejar claro que no nos molesta que se haya dado voz a dos especialistas diciendo cosas con las cuales no estamos de acuerdo, sino el hecho de que no se haya dado voz, también, a especialistas que difieren de esta postura. Y los hay. Y muchos/as. Nos parece muy decepcionante que unos medios de comunicación públicos, que pagamos con los impuestos de todos/as, hayan dado una información tan parcial y tan poco rigurosa en un tema que preocupa tantísimo a cada vez más ciudadanas/os, y encima haciendo referencia a un ámbito altamente sensible: nuestras hijas/os. Es un episodio más de una campaña de desprestigio contra el veganismo por parte de los medios de comunicación que ya hace tiempo que observamos y sufrimos. Esta noticia dificulta mucho la transición al veganismo por parte de jóvenes (en lugar de ayudarlos, que es lo que se debería hacer mediante las cada vez más numerosas nutricionistas veganas/os) y también pone palos en las ruedas a los adultos que quieren educar a sus hijas e hijos en el respeto a los animales, ya que se les está estigmatizando haciéndolas quedar como unas irresponsables. Y no es el caso de, probablemente, la mayoría de ellas. Yolanda R.B., por ejemplo, se hizo vegana hará unos cuantos años. Su hijo, Ian, decidió hacerse vegano cuando tenía 10 años. Actualmente tiene 13 y es un niño sano, crece igual que sus compañeras y compañeros de clase y no tiene ningún problema de salud. Se hace análisis de sangre regularmente y nunca, desde que es vegano, ha tenido ningún déficit nutricional.
    Queremos dejar constancia de nuestro profundo malestar por la publicación de esta noticia. Reiteramos: no porque desaconseje algo que nosotros defendemos a ultranza (el debate siempre es bueno y deseable), sino por el hecho de que se ha tratado de forma sesgada y absolutamente parcial. ¿Por qué no ha aparecido ningún especialista que defienda la dieta vegana, incluso entre los jóvenes y los niños/as? Porque los hay, de especialistas que lo defienden. Respetamos la competencia profesional de las señoras Miranda y Roig, pero estamos en total desacuerdo con lo que dicen. Y también con lo que no dicen.
    Se ha dicho que una dieta vegana no es aconsejable para menores de 21 años. Nosotras aportamos la opinión de Julio Basulto, nutricionista autor de varios libros sobre la materia, en uno de los cuales (“Más vegetales, menos animales”) afirma claramente que las dietas vegetarianas estrictas (incluyendo las veganas) son compatibles con la salud en cualquier etapa del ciclo vital, y cita varias entidades de referencia que avalan esta postura. Referente a la cuestión de las proteínas, la nutricionista Cristina Santiago nos expone que las proteínas vegetales por si solas son aptas para desarrollar todas las funciones propias de estos macronutrientes, y que podemos conseguir muy fácilmente tanto la cantidad diaria de proteína necesaria como toda la variedad requerida de aminoácidos. Además, afirma que “la metabolización de las proteínas animales crea numerosos residuos (urea, creatinina y ácido úrico) que nuestro hígado y riñones tienen que eliminar realizando un sobreesfuerzo. Esto puede conllevar enfermedades renales y hepáticas, así como osteoporosis, gota, acidificación de la sangre y cáncer “. En cuanto a la calidad de la proteína, Ángeles Carbajal Azcona, profesora de nutrición, afirma en su Manual de Nutrición y Dietética de la Universidad Complutense de Madrid, que las proteínas vegetales combinadas (con una sencilla combinación de legumbres y cereales), tienen una calidad similar a la de las proteínas animales. Colin Campbell dice: "Los resultados del estudio indican que cuanto menor sea el porcentaje de los alimentos de origen animal que se consumen, mayores serán los beneficios para la salud -aun cuando ese porcentaje disminuya del 10 % al 0% de calorías. Así que es razonable suponer que el porcentaje óptimo de productos de origen animal es cero".
    Y éstos son sólo algunos ejemplos de especialistas que podrían haber enriquecido la noticia que la CCMA publicó. Hay muchísimos más por todo el mundo.

    En efecto, las dietas veganas son avaladas para cualquier persona y en cualquier etapa de la vida por la Academia de Nutrición y Dietética (EEUU), la asociación Dietistas de Canadá, la asociación Dietistas del Reino Unido, la Fundación Británica de Nutricionistas, la Fundación Española de Dietistas y Nutricionistas, la Asociación Dietética de Nueva Zelanda, el Comité de Médicos por una Medicina Responsable y el Consejo Nacional Australiano de Salud e Investigación Médica. También la Generalitat de Catalunya, en su página web, apartado Canal Salud, afirmó lo mismo (en cuanto a la dieta vegetariana estricta o vegana) en un documento llamado “Dieta vegetariana”.
    Todas estas entidades consensuan que es necesario planificar bien esta dieta. Pero es que una dieta siempre requiere de planificación (esto no se ha dicho) si se quiere que sea equilibrada (es decir, que aporte todos los nutrientes necesarios en las cantidades óptimas…independientemente de qué alimentos se utilicen para tal fin). Consideramos que es altamente perturbador que, especialmente a la luz de la gran cantidad de estudios científicos existentes al respecto, que suene la alarma por el aumento del veganismo entre los y las jóvenes y, en cambio, no se haya dicho nada sobre la relación positiva entre el consumo de carne y otros productos de origen animal y la proliferación de muchas enfermedades: cáncer, diabetes, osteoporosis, dolencias cardiovasculares etc. Centrándonos en los/as pequeños/as, no vemos que se advierta de los peligros de un exceso de proteína animal, de la relación entre la diabetes infantil y los alimentos de origen animal, de las sustancias nocivas que apotan estos alimentos, etc. Nuestro compañero Jay Silvey Vera (Graduado en Bioquímica por la Universidad Complutense de Madrid) también expresa su indignación y su visión del asunto, fundamentada en la ciencia:
    “Una vez más, los instrumentos más torpes y cínicos del Poder se ponen vergonzosamente al servicio de las industrias que más población eliminan a largo plazo en el mundo occidental. Víctimas que son curiosamente sus clientes: la industria farmaceútica y su esbirro incondicional, la industria alimenticia.
    Para saber qué se les ha pasado por la cabeza a profesados expertos, habría que deducir que los productos derivados de la explotación y carroñería animal gozan de particularidades moleculares únicas e inequiparables en el mundo vegetal. Pensé que hablarían del colesterol, las grasas saturadas, las proteínas ricas en aminoácidos ácidos, la ausencia de fibra y la falta de ácidos grasos poliinsaturados, menor concentración de sales minerales y vitaminas (que derivan de vegetales que consumen o de piensos procesados enriquecidos), los residuos celulares de una alta tasa de tumoración por estrés, el pus y la sangre concentrados en hormonas de estrés reflejo del suplicio de vida y demás vanaglorias como las nitrosaminas y nitrosamidas inyectadas para evitar la putrefacción. Pero me equivoqué.
    Las proteínas.
    Y es curioso porque nadie me explica nunca por qué existen mamíferos lactantes con quienes compartimos mandíbula y dinámica de masticación, sudoración, buena parte del tracto digestivo en cuanto a tamaño y estructura y ausencia de herramientas anatómicas de persecución y desmiembre (como muchos rumiantes y primates) desarrollan una fisiología correcta (especialmente en cuanto a masa muscular y tamaño se refiere) sin queso cheddar, hamburguesas de ternera o atún en lata. Nadie diría que un caballo, un búfalo, un gorila o cualquier otro animal herbívoro carece de proteína, ¿cierto?
    Esto se debe a que productos vegetales como legumbres, cereales, hojas verdes, raíces, frutos secos, semillas, frutas y diferentes verduras y hortalizas presentan niveles óptimos de los principales nutrientes que nuestro cuerpo necesita y bajísima concentración de todo aquello que nos mata.
    Es por ello que se enriquece el sabor de ciertos productos, como por ejemplo los lácteos con la casomorfina de la leche de vaca (induce adicción al ternero para que sienta dependencia de la leche y no se aleje demasiado durante el período de lactancia) o con el glutamato en las carnes, aminoácido ácido que proporciona esa percepción particular a nuestro paladar y es ambiente hipóxico y acídico a nuestra sangre que baja el pH y estimula la pérdida de masa ósea en forma de fostato cálcico (el fosfato neutraliza los protones en exceso y el calcio se elimina por la orina).
    Suponiendo que diferentes bufones han tenido en cuenta perfiles de aminoácidos y saben buscar información bibliográfica y leerla entendiendo su significado, tenemos:
    1) Los aminoácidos esenciales que necesitamos los seres humanos y que por tanto no biosintetizamos son histidina (presente en maíz, champiñones, patata, plátanos, melón y cítricos), isoleucina (presente en cacahuetes y semillas de girasol y de calabaza), leucina (presente en judías, lentejas y garbanzos), lisina (presente en cacahuetes, semillas de girasol, nueces, lentejas y guisantes), metionina (presente en espinacas, nabo, brócoli y calabaza), fenilalanina (presente en nueces, almendras, cacahuetes, garbanzos y judías), treonina (presente en lentejas, linaza, garbanzos y almendras), triptófano (presente en semillas de calabaza y de girasol, judías, guisantes, almendras y nueces) y valina (presente en lentejas, garbanzos, judías y cacahuetes). Mencionaré también la arginina, que aunque no es esencial en adultos, es importante en etapas tempranas del desarrollo infantil para el crecimiento y la talla, la funcionalidad del sistema inmunológico y la síntesis de hormonas (no lo mencionan en el supuesto comunicado de expertos), aminoácido que puede encontrarse tanto en frutos secos como almendras, cacahuetes, anacardos, pistachos y avellanas como en guisantes, semillas de girasol y pan y pasta de harina de trigo integral.
    2) Las proteínas tanto de origen animal como vegetal no son más que secuencias de aminoácidos que se degradan de manera inespecífica en el estómago por medio del ácido clorhídrico secretado y de manera pseudoinespecífica en el intestino por medio de encimas como tripsina o quimotripsina, que detectan y cortan enlaces peptídicos concretos atendiendo a aminoácidos particulares, pero no a la proteína como tal (que ya no existe como entidad macromolecular en ese punto de la digestión). Por ello, una proteína u otra, a nivel digestivo, no tiene ninguna relevancia en cuanto a su procedencia pues es completamente destruida de manera inespecífica: estrutura y función quedan desintegradas y solo la secuencia perdida de aminoácidos sería a tener en cuenta, que pasa simplemente a ser una composición de aminoácidos sin orden. Pero como hemos visto, podemos disponer de todos los aminoácidos esenciales sin degollar ninguna vaca, destripar ningún cerdo o asfixiar ningún animal marino. Lo único que sería relevante, en este caso, es cómo el consumo de unas proteínas u otras y por encima de lo necesario (en la inmensa mayoría de los casos debido a una alimentación basada en productos de origen animal) induce inflamación crónica y retención de líquido y peso en grasa, problemas digestivos y estreñimiento, predisposición de contexto procarcinógeno en las secciones terminales del tracto digestivo (como el cólon), mayor acidificación de la sangre y pérdida de masa ósea (favoreciendo osteoporosis, artritis y artrosis a largo plazo) y generación de especies reactivas del oxígeno (llamadas ROS, como el radical superóxido, radicales hidroxilo y peróxido de hidrógeno - agua oxigenada -) que reducen los niveles de oxígeno molecular para su síntesis e inducen estrés metabólico oxidativo intracelular y, con ello, oxidación de proteínas (lo que induce la pérdida de su conformación y por ello de su funcionalidad estructural o enzimática, llevándolas a a precipitar - múltiples enfermedades neurodegenerativas como Alzheimer o Parkinson cursan con una precipitación de proteínas y péptidos favorecida por un ambiente ácido/hipóxico/oxidante crónico -), oxidación de ácidos grasos (con alteración de su reactividad química y con ello de su funcionalidad en la membrana, o con incremento de la forma de colesterol LDL-oxidado que tanto favorece la aterosclerosis, la isquemia y los infartos) y oxidación de bases nitrogenadas, lo que favorece mutagénesis y a largo plazo puede incrementar tanto la probabilidad de padecer cáncer (fundamentalmente en órganos detoxificadores y excretores como riñón, pulmón, tracto digestivo o hígado) como la tasa de apoptosis en células dañadas por el ambiente tóxico, tanto celular como tisular. Ni imaginemos el efecto sinérgico de todos estos efectos, de tres a cuatro veces al día, día a día durante cuarenta y sesenta años. Nos son familiares las patologías relacionadas, ¿cierto?
    De esto, los expertos, no hablan.
    Y me cansé. Nos hemos cansado todas las personas veganas. Nos hemos cansado de falacias, mentiras e ignorancia. De servidumbre enferma al sistema farmaceútico y del monopolio de la venenosa industria alimentaria. Por que, ¿qué mejor veneno que el que está 'rico' y que pagamos por ingerir?
    No vamos a callarnos cuando estamos ante un momento clave en el movimiento: mantener nuestro activismo personal y sostener el activismo de tantas y tantos de generaciones pasadas que han luchado por una ética animal merecida, una clínica humana sana y por una conciencia ecológica que no es, a día de doy, opcional.
    Si se trata de proteína-aminoácidos y ácidos grasos poliinsaturados, la clave es combinar legumbres, cereales, frutos secos y semillas. En cuanto a vitaminas (y otros antioxidantes como fitopigmentos, clorofilas y carotenos), fibra y sales minerales, lo óptimo son las frutas, frutos pequeños, verduras y hortalizas. Finalmente, en cuatro a almidón (la forma de almacenamiento de glucosa en vegetales para cual disponemos de dos enzimas específicas a lo largo del tracto digestivo - salival y pancreática -, a diferencia del glucógeno o almacenamiento de glucosa en músculo e hígado de animales, para el cual no tenemos enzimas de degradación en ningún punto del tracto digestivo), bastaría con cereales, tubérculos y fermentados. Reclamo a los expertos, como necesario, a que pongan a servicio y acceso público:

    1) Las rutas metabólicas y de señalización celular y las entidades moleculares implicadas en un desarrollo correcto y un desarrollo anómalo del organismo humano hasta la edad mencionada por el consumo de unos u otros productos.
    2) La bibliografía en la que se basan.
    3) Casos reales documentados"

    Por todo lo expuesto, pedimos a CCMA y a todos los medios de comunicación que:
    -informen a la ciudadanía con rigor sobre cualquier cosa que haga referencia al veganismo (y, evidentemente, a cualquier otro tema).
    -que nunca más se vuelva a utilizar el chantage emocional de los/as hijos/as para desprestigiar el movimiento vegano, con la consecuencia de estigmatizar aquellos padres y madres que educan a sus hijos en el respeto a los animales.
    -que se dé voz a los especialistas que avalan la dieta 100% vegetariana (vegana).
    -que se informe de las enormes crueldades que padecen los animales debido al consumo humano de su carne, su leche, sus huevos, su lana, su piel, etc.

    Firmado: ¿Serás su Voz? Movimiento para la liberación animal y para la abolición de la explotación animal.

    PD: Queremos aportar una bibliografía científica que corrobora nuestra postura y que puede servir a cualquier persona para informarse mejor sobre el efecto demostradamente positivo que una dieta 100% vegetariana aporta a nuestra salud, sobre los efectos nocivos de los alimentos de origen animal y también sobre un hecho objetivo: podemos alimentarnos de manera sana y completa sin necesidad de explotar ni matar animales.

    ***Libros de ciencia que dan base a la validez de la dieta vegetariana estricta (vegana) como fuente fiable de las moléculas que necesitamos:

    -Principles of Biochemistry, Lehninger A., Nelson D. 1970.

    -Arginine: biochemistry, physiology and therapeutic implications, Barbul A. 1986.

    -Molecular Biology of the Cell, Alberts B., Alexander J. 1983

    ***Libros y estudios que demuestran que la dieta vegetariana estricta (vegana) aporta beneficios a la salud:

    -Basulto, Julio. Más vegetales, menos animales (2016)

    -Appleby PN, Crowe FL, Bradbury KE, Travis RC, Key TJ. Mortality in vegetarians and comparable nonvegetarians in the United Kingdom. (2016)

    -Tantamango-Bartley T, Knutsen SF, Knutsen R, et al. Are strict vegetarians protected against prostate cancer? (2015)

    -Urlich MJ, Singh PN, Sabate J, et al. Vegetarian dietary patterns and the risk of colorectal cancers. (2015)

    -Lassale C, Beulens J, Van Y, et al. A pro-vegetarian food pattern and cardiovascular mortality in the Epic study. (2015)

    -Ornish D, Lin J, Chan JM, et al. Effect of comprehensive lifestyle changes on telomerase activity and telomere length in men with biopsy-proven low-risk prostate cancer: 5-year follow-up of a descriptive pilot study. (2013)

    -Link LB, Canchola AJ, Bernstein L, et al. Dietary patterns and breast cancer risk in the California Teachers Study cohort (2013)

    -Tantamango-Barlety Y, Jaceldo-Siegl K, Fan J, Fraser G. Vegetarian diets and the incidence of cancer in a low-risk population.(2012)

    -Tantamango-Bartley Y, Jaceldo-Siegl K, Fan J, Fraser G. Vegetarian diets and the incidence of cancer in a low-risk population. Cancer Epidemiol Biomarkers (2012)

    -Fraser G, Haddad E. Hot Topic: Vegetarianism, Mortality and Metabolic Risk: The New Adventist Health Study. Report presented at: Academy of Nutrition and Dietetic (Food and Nutrition Conference) (2012)

    -Beezhold BL, Johnston CS. Restriction of meat, fish, and poultry in omnivores improves mood: a pilot randomized controlled (2012)

    ***Libros y estudios que demuestran que la carne y los productos de origen animal pueden tener efectos nocivos en nuestra salud:

    -González Svatetz. Nutrición y cáncer. Lo que la ciencia nos enseña (2015)

    -Meat, fish, and colorectal cancer risk: the European Prospective Investigation into cancer and nutrition ( 2005).

    -The relationship between the consumotion of meat, fat, and coffe and the risk of colon cancer: a prospective study in Japan (2006).

    -Red meat, chicken, and fish consumptiom and risk of colorectal cancer (2004).

    -Processed and unprocessed red meat and risk of colorectal cancer: analysis by tumor location and modification by time (2015).

    -A large prospective study of meat consumption and colorectal cancer risk: an investigation of potential mecanisms underlying this association (2010).

    -Gene-environment interaction of genome-wide association study-identified susceptibility loci and meat-cooking mutagens in renal cell carcinoma etiology (2015)

    -Chan JM, Stampfer MJ, Gam PH, Gaziana JM, Giovannusci E. Dairy products, calcium, and prostate cancer risk in the physician's Health Study. (2011)

    -Hernández AR, Boada LD, Mendoza Z et al. Consumption of organic meat does not diminish the cancirogens potential associated with the intake of persistent organic pollytabts (2015)

    -Horing B, Miscaleck JR, Rebholz CM, et al. Association of dietary protein consumption with incidents silent cerebral infarts and strokes. The ARIC study. Stroke. (2015)

    -Kim AE, Luindgreen A, Wolff RK et al. Red meat, poultry and fish intake and breast cancer risk among hispanic and non-hispanic white women: the breast cancer of health study cancer causes control. (2016)

    -Levine et al. Low Protein Intake Is Associated with a Major Reduction in IGF-1, cancer and Overall Mortality in the 65 and Younger but No Older Population. (2014)

    --Guevara-Aguirre at al. Growth hormone receptor deficiency is associated with a major reduction in pro-aging signaling, cancer and diabetes in humans (2013)

    ***Libros sobre cómo alimentar hijos/as veganos:

    -David Román - NIÑOS VEGANOS, FELICES Y SANOS, Una guía para madres y padres

    -Victor Suarez Prat - Guia definitiva para criar peques sanos, felices y veganos
    [3/2 14:18] Marc Barqué Vila: https://m.facebook.com/serassuvoz/ph...608468/?type=3
    Última edición por SerasSuVoz; 04-feb-2017 a las 09:51

 

 

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •