Página 1 de 3 123 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 10 de 29
  1. #1
    (Estoy, pero no estoy) Avatar de margaly
    Fecha de ingreso
    octubre-2006
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    27.326

    El maltrato animal como tierra de cultivo de otras formas de maltrato y violencia


    La importancia de la consideración del maltrato a animales por menores

    La posible conexión entre la violencia hacia animales y humanos fue apuntada ya por Santo Tomás, Locke o Kant y descrita desde un punto de vista psiquiátrico por Pinel. En los últimos tiempos, los casos de crueldad hacia animales, han sido recogidos por los medios de comunicación, reavivando el debate sobre las implicaciones que se derivan y cómo debe actuar nuestra sociedad.
    Núria Querol i Viñas del Observatorio Internacional de Justicia Juvenil (Para Kaos en la Red) [24.11.2007 14:25]
    La consideracion por la crueldad hacia los animales no humanos no es un fenómeno nuevo en nuestra sociedad, sino que ha sido objeto de reflexión desde los inicios mismos de la Filosofía, ya fuera como condena al trato cruel a seres sintientes o como preocupación por la expresión de comportamiento violento. La posible conexión entre la violencia hacia animales y humanos fue apuntada ya por Santo Tomás, Locke o Kant y descrita desde un punto de vista psiquiátrico por Pinel. En los últimos tiempos, los casos de crueldad hacia animales, especialmente por parte de menores, han sido recogidos por los medios de comunicación, reavivando el debate sobre las implicaciones que se derivan y cómo debe actuar nuestra sociedad. La tragedia de los 15 perros mutilados en la perrera de Reus, fue el catalizador de una campaña liderada por la Fundación Altarriba gracias a la cual se modificó el Código Penal con lo que pasó a considerarse delito el maltrato injustificado y con ensañamiento según el artículo 337 del Código Penal, pero no existe la obligatoriedad de una evaluación psicológica, como sucede en otros países.

    Los humanos tenemos una predisposición biológica para reconocer las necesidades emocionales de los otros (Hoffman, 1975[1]), además de la capacidad de desarrollo de la empatía como un factor de cohesión con nuestros congéneres (Hastings, Zahn-Waxler, Robinson, Usher, & Bridges, 2000[2]). Para la mayoría de niños, el desarrollo de la empatíaprogresa hasta niveles adecuados pero si esto no sucede, puede ser una señal de alarma de desarrollo psicopatológico. Los niños diagnosticados de trastorno de conducta, muestran niveles bajos de empatía(Hastings et al., 2000; Luk, Staiger, Wong, & Mathai, 1999[3]). Los clínicos incluyeron la crueldad hacia los animales como uno de los síntomas del trastorno de conducta (conduct disorder)por la American Psychiatric Association en su edición del 1987 del Diagnostic Statistical and Manual of Mental Disorders III–R. La crueldad hacia los animales se considera, además, un criterio diagnóstico (aunque no exclusivo) fiable (Spitzer, Davies & Barkley, 1990[4]).

    Hay pocos estudios hasta la fecha que hayan examinado la prevalencia de crueldad infantil hacia animales. En un estudio, se midió la cifra de crueldad hacia animales en una muestra de niños de clínicas de salud mental y una muestra no clínica (Achenbach & Edelbrock, 1981[5]). La muestra clínica presentaba cifras de 10-25% comparadas con el 5% de la muestra no clínica. Las investigaciones con menores (14-18 años) en régimen penitenciario revelaron cifras del 14 al 22% (Ascione, 1993[6]). Un estudio comparó las cifras y las características de la crueldad hacia animales en una muestra clínica y una no-clínica (comunitaria) (Luk et al, 1999[7]): la crueldad estaba presente en casi un tercio de la muestra clínica y en un 1% en la comunitaria. Los investigadores vieron también que los niños presentaban cifras más altas que las niñas, y que los niños crueles tendían a presentar en mayor frecuencia y severidad síntomas de trastorno de conducta, pobre dinámica familiar, percepciones elevadas de sí mismos. Se sugiere la hipótesis de una asociación entre esta elevada autopercepción y crueldad hacia animales con la presentación de rasgos psicopáticos en la vida adulta (Frick, O’Brien, Wooton & Mc Burnett, 1994). De los niños diagnosticados de trastorno de conducta, el 25 % han sido, o son en el presente, crueles hacia los animales (Arluke et a. 1999[8]).

    En el meta-análisis de Frick et al. (1993[9]), la crueldad hacia los animales se consideró uno de los síntomas más precoces (a la edad de 6.75 años). Es interesante destacar la importancia de este hecho ya que un inicio temprano de los síntomas suele ir asociado a una pobre prognosis del trastorno de conducta (APA, 1994). Los niños que cometen actos de crueldad hacia animales es más probable que tengan problemas de conducta más severosque los que presentan otros síntomas (Luk, Staiger, Wongg & Mathai, 1999). Los niños con trastorno de conducta presentan mayores cifras de crueldad hacia animales que otros grupos (Achenbach, Howell, Quay & Conners, 1991).

    Varios estudios apuntan que cuando un niño es maltratado en el hogar o sufre bullying: puede intentar ganar el control sobre otro ser vivo (humano o no humano) quesea menos poderoso (Gullone et al., 2004[10]), se produce una disrupción en el desarrollo de su empatía y se produce la desconsideración por el bienestar de los otros (Ascione, 1999; Lahey, Waldman, & McBurnett, 1999[11]; Thompson & Gullone, 2003[12]). En niños que crecen en un hogar donde se produce violencia hacia humanos y animales: pueden generalizar la violencia a otras áreas de su vida, siendo crueles hacia compañeros y animales (Faver & Strand, 2003[13]; Flynn, 2000[14]; Pelcovitz, Kaplan, DeRosa, Mandel, & Salzinger, 2000[15]); la agresividad aprendida puede jugar un papel causal en la victimización y llevar a cabo comportamientos de alto riesgo de rechazo por compañeros (Schwartz et al., 1999, Hay et al., 2004 y tienen dos veces más probabilidad de tomar parte en maltratos a animales (Baldry, 2003a[16]; Currie, 2006[17]).

    Antecedentes de crueldad hacia animales se han asociado a delincuencia posterior y criminalidad (Arluke, Levin, Luke, & Ascione, 1999; Henry, 2004[18]), violencia adulta hacia humanos, (Merz-Perez, Heide, & Silverman, 2001) y trastorno antisocial de la personalidad en la edad adulta ( Gleyzer, Felthouse, & Holzer, 2002[19]). Los adolescentes maltratadores de animales presentan una relación parental, familiar y con compañeros más negativa que los no maltratadores (Miller & Knutson, 1997[20]).

    En una muestra de violadores varones y pedófilos se encontraron mayores cifras de crueldad infantil hacia animales (Tingle, Barnard, Robbins, Newman & Hutchinson, 1986[21]). En la primera investigación española sobre crueldad hacia los animales en la infancia en población médico-forense con diagnóstico de psicopatía, se observó que el 41% había cometido actos de crueldad hacia los animales, el 23% presentaba la tríada de McDonald y un 41% la tríada de Pincus. El mayor ensañamiento con animales correlacionaba con mayor violencia en la comisión de actos violentos interpersonales en la edad adulta (Cuquerella, Subirana, Querol y Ascione, 2003)[22].

    Un estudio muy conocido, en este caso, en una muestra de 36 asesinos y agresores sexuales (Ressler et al. 1998[23]) concluyó que el 36% habían cometido actos de crueldad hacia los animales en la infancia, el 46% había sido cruel durante la adolescencia y el 36% persistía en la conducta en la edad adulta.

    La importancia de modificar el marco en que han crecido los niños que maltratan a animales viene apoyado por los hallazgos de Frick et al (1994)[24] en que los niños con trastorno de conducta estaban más motivados por la recompensa que por el castigo. Varios autores (e.g. Ascione, 1992[25]; Ascione & Weber, 1996[26]; Paul, 2000[27]), sugieren que si tales esfuerzos van dirigidos a la promoción de interacciones positivas con animales, es probable que se interrumpa el descenso en la empatía que se aprecia en la historia de niños en riesgo (c.f., Hastings et al., 2000[28]) y se refuercen actitudes socialmente aceptables para intentar evitar el distanciamiento emocional (Frick & Ellis,1999[29]).

    Los programas conocidos como educación humanitaria o los específicos de tratamiento de niños y adultos crueles con animales pretenden ser una estrategia para enseñarles el reconocimiento de sus acciones potencialmente dañinas hacia los animales y los humanos. Dichos programas ayudan a desarrollar el sentido de la responsabilidad (Ross, 1999, p.368[30]), preocupación por los demás (Serpell, 1999[31]), colaboran en el desarrollo de la autoestima, la cooperación y socialización (George, 1999[32]). Los programas de educación humanitaria pueden incorporar técnicas de actividades o terapia asistidas con animales de compañía o bien programas de intervención en las aulas con alguna actividad complementaria como una visita a un refugio de animales[33].

    Las investigaciones apuntan al papel importante de la empatía para el desarrollo de un comportamiento social responsable y aceptable, además de ser un factor protector del trastorno de conducta (Hastings et al., 2000[34]). Las relaciones positivas con animales pueden predecir la disposición futura hacia los humanos (e.g., Ascione, 1992[35]; Paul, 2000[36])

    La investigación de los factores relacionados con el comienzo y la frecuencia de la crueldad hacia los animales constituye una oportunidad de explorar y desentrañar sus influencias y sugerir posibles soluciones y estrategias preventivas. El trabajo de Ascione sugiere además que el ser testigo de actos de crueldad puede empezar a erosionar el desarrollo emocional y moral del niño (Merz-Perez & Heide, 2003[37]), con lo que la intervención temprana sería asimismo esencial para evitar dicho proceso.

    .......
    +++ Necesitamos tu ayuda para ayudar a otros ... HAZTE SOCIO DE LA UVE +++
    (Importante: La UVE recomienda tomar suplementos de B12 a todo aquel que deje de comer carne.)

  2. #2
    (Estoy, pero no estoy) Avatar de margaly
    Fecha de ingreso
    octubre-2006
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    27.326
    ........

    Todas estas consideraciones llevan a la conclusión lógica de la necesidad del trabajo integrado de diversos colectivos (padres, educadores, maestros, asociaciones de protección animal, trabajadores sociales (Zilney 2001[38]), veterinarios (Landau 1999[39], Green & Gullone, 2005[40]), pediatras (Muscari 2001[41]), agentes de la autoridad, etc. ) junto con el desarrollo de líneas de investigación por parte de sociólogos, criminólogos y psicólogos para proporcionar unas bases teóricas para comprender cómo se produce el inicio del maltrato infanto-juvenil a los animales (Agnew, 1998[42]) e iniciar una intervención adecuada (Lewchanin, S. & Zimmerman, E., 2000[43]; Shapiro, K., 2005[44]).

    Cada vez que no tomamos en consideración el maltrato a los animales, somos partícipes de una actitud moralmente injusta (Solot, 1997[45]) y "perdemos una oportunidad de identificar un comportamiento que podría ser un precursor de violencia contra los humanos" (Merz-Perez et al.,2001, p. 71[46]).

    __________________________________________________ _______________

    [1] Hoffman, M. L. (1975). Developmental synthesis of affect and cognition and its interplay for altruistic motivation. Developmental Psychology 11: 607-622.

    [2] Hastings, P. D., Zahn-Waxler, C., Robinson, J., Usher, B., & Bridges, D. (2000). The development of concern for others in children with behaviour problems. Developmental Psychology 36: 531-546.

    [3] Luk, E. S. L., Staiger, P. K., Wong, L., & Mathai, J. (1999). Children who are cruel to animals: A revisit. Australian and New Zealand Journal of Psychiatry 33: 29-36.

    [4]Spitzer, R. L., Davies, M., & Barkley, R. A. (1990). The DSM-III-R field trial of disruptive behavior disorders. Journal of the Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 29, 690-697.

    [5]Achenbach, T. M., & Edelbrock, C. S. (1981). Behavioral problems and competencies reported by parents of normal and disturbed children aged four through sixteen. Monographs of the Society for Research in Child Development, 46(1).

    [6]Ascione, F. R. (1993). Children who are cruel to animals: A review of research and implications for

    developmental psychopathology. Anthrozoos, 6, 226-247.

    [7]Luk, E. S. L., Staiger, P. K., Wong, L., & Mathai, J. (1999). Children who are cruel to animals: A revisit. Australia and New Zealand Journal of Psychiatry, 33, 29-36.

    [8]Arluke, A., Levin, J., Luke, C., & Ascione, F.R. (1999). The relationship of animal abuse to violence and other forms of antisocial behavior. Journal of Interpersonal Violence, 14, 963-975.

    [9]Frick, P. J., Van Horn, Y., Lahey, B. B., Christ, M. A. G., Loeber, R., Hart, E. A., Tannenbaum, L., & Hanson, K. (1993). Oppositional defiant disorder and conduct disorder: A meta-analytic review of factor analyses and cross-validation in a clinical sample. Clinical Psychology Review, 13, 319-340.

    [10] Gullone, E., Volant, A. & Johnson, J. (2004). The link between Animal Abuse and Family Violence: A Victoria-wide study. Australian Veterinary Association, Welfare Conference. Canberra.

    [11]Lahey, B. B., Waldman, I. D., & McBurnett, K. (1999). Annotation: The development of antisocial behavior: An integrative causal model. Journal of Child Psychology and Psychiatry, 40(5), 669-682.

    [12]Thompson, K., & Gullone, E. (2003). Promotion of empathy and prosocial behaviour in children through humane education. Australian Psychologist, 38, 175-182.

    [13]Faver, C. A., & Strand, E. B. (2003). Domestic violence and animal cruelty: Untangling the web of abuse. Journal of Social Work Education, 39(2), 237-253.

    [14] Flynn, C.P. (2000a). Why family professionals can no longer ignore violence toward animals. Family Relations 49: 87-95.

    [15]Pelcovitz, D., Kaplan, S. J., DeRosa, R. R., Mandel, F. S., & Salzinger, S. (2000). Psychiatric disorders in adolescents exposed to domestic violence and physical abuse. American Journal of Orthopsychiatry, 70(3), 360-369.

    [16]Baldry, A. C. (2003a). Animal abuse and exposure to interparental violence in Italian youth. Journal of Interpersonal Violence, 18(3), 258-281

    [17]Currie, C. L. (2006). Animal cruelty by children exposed to domestic violence. Child Abuse & Neglect Vol 30(4) Apr 2006, 425-435

    [18]Henry, B. C. (2004). The relationship between animal cruelty, delinquency, and attitudes toward the treatment of animals. Society and Animals, 12(3), 185-207.

    [19]Gleyzer, R., Felthous, A. R., & Holzer, C. E. (2002). Animal cruelty and psychiatric disorders. Journal of the American Academy of Psychiatry and the Law, 30(2), 257-265

    Biografía: Bióloga. Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universitat Autònoma de Barcelona. Estudios en Perfil Criminal y Psicopatía, Investigación de Homicidios en Serie y crueldad hacia animales. Fundadora del Grupo para el Estudio de la Violencia Hacia Humanos y Animales. Profesora e Investigadora de la Escuela de Prevención y Seguridad Integral de la Universitat Autònoma de Barcelona.

    http://www.kaosenlared.net/noticia.php?id_noticia=46048
    +++ Necesitamos tu ayuda para ayudar a otros ... HAZTE SOCIO DE LA UVE +++
    (Importante: La UVE recomienda tomar suplementos de B12 a todo aquel que deje de comer carne.)

  3. #3
    Usuari@ expert@ Avatar de sujal
    Fecha de ingreso
    marzo-2006
    Ubicación
    Guadalajara
    Mensajes
    8.690
    Este debate debería no ser necesario. La violencia no tiene cara porque es la misma allá donde se presente. Tan sólo cambia la víctima (he leído en una acertada frase de esas célebres).

    Si esta idea no entra en la cabeza, mal vamos. Ya es cansina la idea de pretender jerarquizar o clasificar todo lo que nos rodea... esta violencia es más reprochable que aquella, o este amor es menos válido que aquel. Todo por la carga excluyente que nos empuja a esconder nuestros temores, a cuidar un ego enfermizo que se ve sólo entre las multitudes (volviendo al tema de otro hilo). Nos refugiamos en los lazos de sangre, en el grupo social, tras las banderas, las patrias, los logos, el especismo... todo por intentar mantener inmaculado ese pseudoego atormentado y huidizo. Parias al servicio de nuestros miedos, cómplices de infinitas injusticias... todas ellas la misma!

  4. #4
    Usuari@ expert@ Avatar de sujal
    Fecha de ingreso
    marzo-2006
    Ubicación
    Guadalajara
    Mensajes
    8.690
    El maltrato doméstico está asociado al maltrato animal
    Por Journal of Interpersonal Violence Ago 29, 2010

    Los investigadores del abuso infantil llevaban tiempo trabajando sobre el supuesto de que la crueldad contra los animales y la violencia familiar estaban relacionados. Este supuesto ha resultado ser empíricamente correcto, según el trabajo que publica Journal of Interpersonal Violence.

    La investigación a cargo de los criminólogos Degue y Dilillo, cuya muestra ha incluído 860 estudiantes de universidades norteamericanas ratifica la frecuencia en la coexistencia de crueldad animal y violencia doméstica. Significativamente, los participantes del estudio que fueron testigos o perpetraron algún tipo de abuso animal tendieron también a informar más sobre episodios de violencia doméstica. Simultáneamente, se ha documentado un “fuerte enlace” entre la exposición al abuso contra los animales y la ejecución del abuso contra los animales. Los autores concluyen:

    En general, los resultados sugieren que hay una intersección significativa entre estas varias formas de abuso dentro del hogar y que, en particular, la identificación de la crueldad animal en el hogar (perpetrada por padres o niños) podría servir como una bandera roja para advertir de la presencia de maltrato infantil o severa violencia doméstica. Estos hallazgos proporcionan un apoyo inicial para los supuestos subyacentes en la legislación. Sin embargo, dados los limitados recursos de los que disponen las agencias de bienestar, se precisa más investigación futura para examinar específicamente la implementación y la eficacia de estas políticas, con el fin de averiguar si la atención creciente hacia el enlace entre la violencia dirigida a los animales y la violencia dirigida a los humanos resulta ser mejorado mediante la intervención y los esfuerzos preventivos para las familias en riesgo.

    De forma todavía más general, los resultados de este estudio podrían ser compatibles al menos con dos conclusiones 1) Si se quiere evitar el abuso animal y doméstico, ser expuesto a episodios de violencia contra los animales definitivamente no es una buena idea, y 2) El enlace entre violencia doméstica y maltrato animal avala que el modo en que tratamos a los animales está relacionado con el modo en que tratamos a los seres humanos. Afirmaciones tradicionales tajantes como la de Savater: “La moral trata de las relaciones con nuestros semejantes y no con el resto de la naturaleza“, tienen realmente muy poco recorrido a la luz de la intersección actual entre la ciencia y la ética.

    Ahora pensemos en el modo en que esta colección de evidencias podría afectar a controversias más locales, particularmente al debate sobre la prohibición de las corridas de toros y aquellos “deportes tradicionales” que utilizan animales. No hace falta ser ningún zorro para llegar a algunas conclusiones.

    http://www.prensanimalista.cl/web/20...ltrato-animal/

  5. #5
    Usuari@ expert@ Avatar de sujal
    Fecha de ingreso
    marzo-2006
    Ubicación
    Guadalajara
    Mensajes
    8.690
    Cita Iniciado por KuErTy Ver mensaje
    El maltrato a los animales esta íntimamente vinculado con la violencia interpersonal. Un trabajo de investigación recientemente elaborado por la Fundación Argentina para el Bienestar Animal –FABA- ha demostrado que el maltrato a los animales esta íntimamente vinculado con la violencia interpersonal, aquella que se da entre los seres humanos. Según este estudio, la gran mayoría de los abusadores comparte una historia de castigo parental brutal, de violencia contra personas y de rechazo.Cada año, un elevado número de animales es víctima de maltratos indirectos (incluye omisión de refugio, alimento, cuidado y/o atención veterinaria adecuada) o directos (omisión intencional de proporcionar los cuidados básicos o tortura, mutilación o matanza maliciosa). Este abuso es un problema social de grandes dimensiones que no sólo afecta a aquellos animales víctimas de la violencia, sino a todos los miembros de nuestra sociedad.
    Existen numerosos estudios que dan cuenta de que la Psicología, Sociología y Criminología han analizado durante treinta años la idea de que el maltrato a los animales esta íntimamente vinculado con la violencia interpersonal. Desde 1970, este vínculo ha sido reconocido por el FBI, cuando del análisis de los casos de asesinos seriales surgió que la mayoría de los ofensores poseía historias de crueldad hacia animales, perpetradas durante su infancia y adolescencia.
    Esto llevó a la FBI a sostener que “la violencia a los animales es un fuerte indicador de violencia en otros aspectos de la vida del ofensor”. Un estudio “único en su tipo”Hasta este momento, no existían en la Argentina estudios de este tipo. La Fundación Argentina para el Bienestar Animal decidió investigar el tema, a fin de llenar esta laguna de información en nuestro país. El estudio constó de dos investigaciones: la primera consistió en un estudio de caracterización de los casos de crueldad a los animales. Para esto, se analizaron las denuncias recibidas por FABA entre 1999 y 2004, a fin de determinar cuáles son las víctimas de crueldad más comunes, la naturaleza de los maltratos y el “perfil” del abusador, como primer paso para una seria consideración del problema y el consecuente desarrollo de estrategias para infundir un mayor respeto hacia los animales. La segunda investigación pretendió analizar el posible vínculo existente entre la crueldad hacia los animales y otros tipos de violencia interpersonal. Para esto, se realizó un estudio retrospectivo en las cárceles de Buenos Aires. Se entregaron cuestionarios cerrados a los internos en los que se les preguntó acerca de sus experiencias pasadas con animales y más específicamente sobre el posible maltrato a algún animal durante sus infancias y/o adolescencias. Además, a fin de determinar la existencia de un vínculo entre el maltrato a los animales y la violencia doméstica se realizaron entrevistas con especialistas en violencia familiar. Caracterización de los casos de crueldadLos resultados de la primera investigación indicaron que los animales de compañía son los blancos más comunes de crueldad hacia animales, con datos de crueldad hacia los perros (66 por ciento de todos los casos de animales de compañía), mucho más frecuente que la crueldad registrada contra gatos (15 por ciento). Con respecto al tipo de abuso que se ejerce sobre los animales, el estudio informó que el 51,5 por ciento de los casos analizados fueron caracterizados como abuso intencional o tortura y el 48,5 por ciento involucró negligencia extrema, incluyendo hambruna y falta de cuidados. En los casos de crueldad animal intencional, las ofensas más comunes incluyeron balear, pegar, patear, acuchillar, quemar, ahogar, colgar, envenenar, abusar sexualmente y/o mutilar a los animales. Estos resultados coinciden con los de otros estudios llevados a cado internacionalmente. Lamentablemente, no se pudo trazar un perfil del abusador debido a la falta de datos. El posible vínculo entre la violencia familiar y animalLos resultados de la segunda investigación indicaron lo siguiente: * Encuestas en las cárceles de Buenos Aires: el 53.1 por ciento de los participantes pertenecientes al grupo violento reportó haber maltratado animales durante su infancia y/o adolescencia, mientras que el 9.7 por ciento de los participantes no violentos reportó haber cometido este tipo de crueldades. Dicho de otra manera, el 73.9 por ciento de los participantes que maltrataron animales durante su infancia y/o adolescencia cometió delitos violentos contra las personas durante su adultez; mientras que solamente el 21.1 por ciento de los participantes que nunca maltrataron a un animal cometió este tipo de delitos. En otras palabras, los individuos que maltrataron animales durante la infancia y/o adolescencia son más propensos a cometer delitos violentos en la adultez que los individuos que nunca han cometido tales maltratos. Los probabilidades de los individuos que maltrataron animales de cometer delitos violentos son 10.58 veces mayores a las que tienen los individuos que nunca han maltratado animales. Especialistas en violencia familiar Todos los entrevistados dieron cuenta de la existencia de maltratos a los animales en casos de violencia doméstica. Asimismo, opinaron que este maltrato podría ser considerado como un predictor de la violencia hacia algún miembro de la familia, debido a que “socializa al agresor con la violencia” y lo desinhibe de agredir físicamente a un ser vivo. Conclusiones del trabajoLos resultados de esta investigación apoyaron la hipótesis a favor de la existencia de un vínculo entre el maltrato a los animales y otros tipos de violencia interpersonal. Éstos indican que las crueldades hacia animales son un factor de riesgo en la posterior manifestación de violencia contra las personas (ya sea dentro a fuera del seno familiar) por parte del sujeto. Debido a que el maltrato hacia los animales constituye un aviso sobre la posible existencia de otras formas de violencia y que la malicia a seres capaces de experimentar dolor y estrés es inaceptable en una sociedad civilizada, es imprescindible tomar este problema con seriedad. En última instancia, el tratamiento de este problema, además de frenar la injusticia que acarrea sobre las víctimas de este maltrato, constituirá una herramienta esencial en la prevención de otros tipos de violencia en nuestra sociedad. Pagés: “El maltrato a un animal representa una señal de alerta”Este medio entrevistó telefónicamente a la presidente de la Fundación Argentina para el Bienestar Animal (FABA), Ivana Pagés, quien destacó que “la sociedad debe entender que un caso de maltrato animal representa una señal de alerta, ante la existencia de un caso de violencia doméstica. La persona que es violenta lo es también con los seres más débiles, pueden ser niños, ancianos o bien un animal”.“Cuando conocimos los resultados nos quedamos perplejos y debemos tomarlos como parámetro para saber cuándo algo no está bien; no hay que restarle importancia, ya que no se trata de un caso menor cuando un niño maltrata o es cruel con un animal”, consideró Pagés, quien confirmó que a diario la Fundación Argentina para el Bienestar Animal recibe denuncias de casos en los que niños han sido los autores de casos de maltrato animal. “Han llegado a quemar vivos cachorros en una caja. Los niños lo terminan tomando como un juego y no lo es; esto representa un primer paso hacia la violencia”.

    __________________________
    Creo que no dice nada que no sepamos nosotros ya, pero ya va siendo hora de que los demás se den cuenta.
    http://www.perspectivaciudadana.com/...p?itemid=25489

  6. #6
    Usuari@ expert@ Avatar de sujal
    Fecha de ingreso
    marzo-2006
    Ubicación
    Guadalajara
    Mensajes
    8.690
    La crueldad con los animales, un signo de alarma psiquiátrica

    * Los actos de crueldad repetidos contra animales suelen ser señal de trastorno asocial
    * Los niños que los realizan son más propensos a cometer delitos en el futuro
    * Los especialistas subrayan que este fenómeno no se debe pasar por alto

    la.crueldad.con.animales.01

    (Foto: Paul J. Richards)

    CRISTINA DE MARTOS

    A pesar de la terrible brutalidad que encierran, los actos de crueldad contra los animales no ocupan las primeras de ningún periódico ni parecen escandalizar demasiado a la población. Sin embargo, tienen un significado último que debería interesarnos como sociedad. Aquellos que abusan de los animales, según indican los expertos, son hasta cinco veces más propensos a cometer crímenes violentos contra las personas.

    Un adolescente británico que mete al hámster de su hermano en el microondas, un grupo de chicos que crucifica a un gato en la Comunidad Valenciana y otro que asesina brutalmente a un burro en Extremadura, tres mexicanos que torturan a un perro y cuelgan los vídeos en la Red… Animales desollados, quemados, empalados, mutilados, apaleados…

    Es frecuente leer o escuchar frases como ‘son cosas de niños’ cuando se tratan estos sucesos. Es cierto que, a veces, dentro de un juego, especialmente en grupo, algunos menores cometen actos lamentables pero, advierten los psiquiatras y los criminólogos, otras “es una señal de alarma” que la gente no escucha, “no una válvula de escape inofensiva en un individuo sano”, en palabras de Allen Brantley, supervisor y Agente Especial del FBI, uno de los grandes especialistas del mundo en la materia.

    “Jugar a matar animales que no nos inspiran compasión, como los mejillones, es bastante normal. Pero algunos niños lo hacen de forma reiterativa, incluso disfrutando, y eso es un problema”, explica a ELMUNDO.es Francisco Montañés, jefe de Psiquiatría de la Fundación Hospital de Alcorcón.

    Conducta asocial

    En países como EEUU, el interés por este tipo de actos es creciente. No sólo por la mayor sensibilización hacia los animales sino por las evidencias cada vez más numerosas de la relación entre los actos de crueldad con los animales y otros crímenes que van desde el consumo de drogas hasta los asesinatos en serie.

    En la década de los 80, Alan Felthous, experto en Psiquiatría Forense, llevó a cabo varias investigaciones que mostraban de forma consistente cómo detrás de las agresiones a personas había, en muchas ocasiones, una historia de abuso a animales. Sus trabajos, realizados con hombres especialmente violentos internados en las cárceles de EEUU, así lo confirmaron.

    Después de eso, otros han analizado la cuestión. En 2002, la revista ‘Journal of the American Academy of Psychiatry and the Law’hacía público un estudio en el cual se asociaban los actos repetidos de crueldad con los animales en la infancia con el desarrollo de un trastorno de personalidad antisocial, la presencia de rasgos antisociales y el abuso de sustancias.

    “Aproximadamente, la mitad de los individuos asociales incurre en conductas sádicas y si lo hacen antes de los 10 años el pronóstico es peor”, señala Montañés. Que el menor pase de un acto aislado de violencia contra un animal a cometer otros crímenes “es una escalada”, añade este experto. “Si repites el acto y va aumentado el tamaño del animal; si se disfruta… Las posibilidades son mayores”.

    Frank Ascione, del departamento de Psicología de la Universidad de Utah (EEUU) y reconocido experto, escribía en el Boletín de de Justicia Juvenil en 2001: “El abuso de animales y la violencia interpersonal comparten características: ambos tipos de víctimas son criaturas vivas, tienen capacidad para experimentar dolor y podrían morir a consecuencia de las lesiones infligidas”.

    Una oportunidad para intervenir

    La sensibilización en España ante esta problemática es baja. “Estamos a la cola”, afirma Núria Querol i Viñas, médico de familia del Hospital Universitario Mútua de Terrassa, criminóloga y experta en estos temas. “El maltrato a los animales es espeluznante y pocas veces se hace nada”, añade.

    Sin embargo, subraya Querol, que además es miembro de la Asociación Americana de Criminología, “cuando se detectan casos de menores que maltratan a animales, hay que tener cuidado porque puede haber un trastorno de conducta. No se puede pasar por alto, es una oportunidad para intervenir”.

    En este punto coincide con ella el doctor Montañés, que incide en la necesidad de “acudir al psiquiatra en casos de crueldad con los animales porque al principio estas personas pueden tener fácil remedio. La falta de control de los impulsos, la empatía, el manejo de la ira… son cosas que se pueden tratar si se cogen a tiempo”, añade Querol.

    Uno de los objetivos de esta experta es instaurar en España, como ya existen en otros países, programas de intervención para trabajar con estas personas ya que “es muy importante cambiar los valores y no se hace de forma sistemática”, concluye

    http://www.elmundo.es/elmundosalud/2...278087370.html

  7. #7
    Usuari@ expert@ Avatar de sujal
    Fecha de ingreso
    marzo-2006
    Ubicación
    Guadalajara
    Mensajes
    8.690
    Por qué los médicos deben preocuparse por el maltrato animal

    CRISTINA DE MARTOS 02 Julio 2010

    MADRID.- Los actos de crueldad cometidos contra animales pueden reflejar una falta de empatía y un disfrute con el sufrimiento, pero su importancia no acaba ahí. Varios estudios reflejan cómo los menores que viven situaciones problemáticas en el seno de sus familias (abusos, violencia, etc.) pueden manifestar su ira con los más débiles, los animales.

    Varios estudios, liderados en su mayoría por autores estadounidenses, han confirmado la relación entre la violencia contra los animales y los castigos físicos, las palizas o los abusos sexuales. Tanto los padres como los hijos pueden perpetrar estos actos y las víctimas son, preferentemente, las mascotas familiares.

    Alrededor del 20% de los casos de crueldad animal intencionada también implica alguna forma de violencia familiar, señalan las estadísticas. "Estos comportamientos no son cosas de niños, hay que estudiar qué les pasa. Puede que estén viviendo una situación de violencia en sus casas", señala Núria Querol i Viñas, criminóloga y especialista en crueldad hacia los animales.

    En los casos más dramáticos, se produce lo que los expertos llaman 'muerte por compasión', explica Querol, cuando son los propios niños los que acaban con la vida de sus animales para evitarles el sufrimiento que les infligen otros a ellos mismos.

    Una forma de intimidación
    Los ataques contra las mascotas no se realizan sólo por el mero placer sino que se emplean como arma para coaccionar o intimidar a las víctimas de los abusos. Esto es especialmente dramático en los casos de violencia doméstica. En un estudio realizado en 1998 con mujeres que habían sufrido la ira de sus maridos, el 71% de las participantes admitió que su pareja había amenazado, dañado o matado a su mascota.

    "Esta situación puede provocar, incluso, que las mujeres retrasen lo más posible su salida del hogar, por miedo a que sus maridos hagan daño a los animales", explica Querol. "Se han dado casos en los que el agresor ha enviado imágenes o el sonido de una paliza al perro o al gato como chantaje a sus esposas maltratadas", añade.

    Según un trabajo publicado en la revista 'Australian Family Physician', el temor por la seguridad de las mascotas es responsable de que entre el 18% y el 43% de las mujeres retrasen el abandono de una relación abusiva.

    "La crueldad con los animales es, con demasiada frecuencia, parte de un paisaje de violencia en el que los menores participan y al que están expuestos", señala Frank Ascione, del departamento de Psicología de la Universidad de Utah (EEUU), en el Boletín de Justicia Juvenil. "Más aún –señala el estudio australiano- la crueldad animal eleva importantes cuestiones acerca de la naturaleza de la empatía y del tipo de sociedad en el que deseamos vivir".

    http://www.gevha.com/prensa/espanol/...altrato-animal

  8. #8
    Usuario Avatar de Aljandar
    Fecha de ingreso
    mayo-2009
    Mensajes
    2.319
    Excelentes textos.
    Bueno, pues aún hay quien quiere que todo esto que se da en el maltrato animal se repita una y otra vez con los toros bajo el amparo oficial y el apoyo económico del dinero público y que sea bien cultural a proteger, reclamo de turistas, cultivo de valores... y hasta seña de identidad nuestra.
    ¿En qué tipo de sociedad nos hacen vivir, qué valores inculcamos con ello a nuestros hijos, qué clase de futuro quieren para nosotros?

  9. #9
    Usuari@ expert@ Avatar de sujal
    Fecha de ingreso
    marzo-2006
    Ubicación
    Guadalajara
    Mensajes
    8.690

  10. #10
    Usuari@ expert@ Avatar de sujal
    Fecha de ingreso
    marzo-2006
    Ubicación
    Guadalajara
    Mensajes
    8.690

    Un Estudio realizado en Cataluña sobre psicopatía y maltrato a los animales se presenta en el Congreso de la Sociedad Americana

    Cataluña -
    Dentro del ámbito de la peligrosidad criminal, la crueldad con animales en prisioneros como predictor de comportamiento violento se estudia desde hace casi 100 años.


    Núria Querol Viñas (fotos)
    Un Estudio realizado en Cataluña sobre psicopatía y maltrato a los animales se presenta en el Congreso de la Sociedad Americana de Criminología


    Uno de los estudios más conocidos es el elaborado por el FBI en asesinos en serie, según el cual un 46% de estos maltrataba animales durante la adolescencia. Un estudio realizado en Cataluña por los doctores Ángel Cuquerella (médico forense), Núria Querol (médico de familia del CAP de Valldoreix), Mercè Subirana (médico forense) y Frank Ascione (psicólogo y uno de los mayores expertos mundiales en maltrato a los animales) será presentado el Congreso de la American Society of Criminology que se celebrará en San Francisco del 17 al 20 de Noviembre.

    El estudio realizado en Cataluña se basa en una muestra de 50 sujetos, de los cuales casi el 24% estaban acusados / condenados por delitos graves (violentos) o en fase de cumplimiento de sentencia por homicidio, asesinato o asesinato en grado de tentativa, y el 6% por violación (en cuatro casos, de 5 a 23 víctimas por agresor). Se estudió una submuestra de 24 individuos mediante cuestionarios para evaluar el maltrato a los animales, y la PCL.SV para evaluar rasgos psicopáticos de personalidad y conductas antisociales.

    Se obtuvo una tríada enuresis-piromanía-crueldad con animales en un 23,5% de la muestra, con tríada incompleta (uno / dos ítems) en un 65%. Si se considera sólo la crueldad hacia los animales como elemento aislado, la encontramos en un 41,7% de la muestra. Otra tríada pronóstica, como es traumatismo craneal + paranoidisme + abusos (sexuales-psíquicos-físicos; Pincus 2002) aparece completa en un 41% de la muestra, y es incompleta en un 70,6%.



    Se deben estudiar, pues, factor predictivos de la violencia futura (falta de empatía, enfermedad psiquiátrica, lesión cerebral, crueldad con animales, trastorno de los impulsos y / o retraso de la maduración esfinteriana) para entender el fenómeno de la interacción humana violenta. Las tríadas descritas pueden valorarse en el mundo de la violencia doméstica conyugal, contra los ancianos, los menores, o incluso contra los animales, utilizados muchas veces por los violentos de forma intimidatoria o manipulativa hacia los demás.

    Fuente: Facebook.
    http://www.gevha.com/prensa/articulo...osed-with-aspd

 

 
Página 1 de 3 123 ÚltimoÚltimo

Temas similares

  1. Respuestas: 79
    Último mensaje: 29-oct-2014, 17:15
  2. La violencia doméstica y el maltrato animal: entrevista a la Dra. Núria Querol.
    Por Snickers en el foro Material de sensibilizacion para difundir
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 14-sep-2014, 21:48
  3. Respuestas: 0
    Último mensaje: 04-ene-2014, 23:50
  4. ILP x endurecimiento penas x maltrato animal necesita voluntarios Avila y otras ciuda
    Por Ecomobisostrans en el foro Activismo, Conferencias, Congresos
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 16-mar-2012, 15:44
  5. Recogidas de firmas contra diversas formas de maltrato animal
    Por Ecomobisostrans en el foro Cyber-activismo
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 17-abr-2010, 21:54

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •