Resultados 1 al 2 de 2
  1. #1
    Cuestión de fondo Avatar de Snickers
    Fecha de ingreso
    septiembre-2007
    Ubicación
    En la capi
    Mensajes
    28.444

    Los Reyes Magos de Oriente


    http://www.cuestionderespeto.com/los...os-de-oriente/

    Los Reyes Magos de Oriente

    Dhyan 05 Jan 2011

    En algún lugar muy lejano, más concretamente allá por el Lejano Oriente, había unos reyes a los que llamaban los Reyes Magos. Los Reyes Magos eran tres y tres veces mágicos, sabios y dadivosos. Los Tres Reyes de Oriente iban por todo el mundo repartiendo sus regalos a todos los niños que lo necesitaban. Aquella noche del 6 de enero iba a ser una noche muy ajetreada, porque el número de niños con necesidades es enorme… y, en realidad, ¿alguien ha visto un niño que no necesite nada?
    En aquella tienda de un campo de refugiados de cuyo nombre no quiero acordarme, el papá y la mamá trataban de hacer lo posible para conseguir comida para sus hijos, pero no era fácil. La prole – dos niñas y un niño - vivían muy alejados del bonito mundo rosa de consumo que se presenta en las televisiones. No tenían juguetes más que algunos muñecos de trapo, por supuesto no había videojuegos ni teléfonos móviles ni nada relacionado con la tecnología, en un mundo donde el camino a la escuela era jugarse la vida entre el peligro de las minas antipersona y los bombardeos que se sucedían día sí día no.


    Al Rey Baltasar le tocó en esta ocasión atender los regalos de aquellos niños. Con movimientos lentos pero armoniosos penetró en el humilde recinto donde dormían los cinco miembros de la familia. Consultó su lista para ver qué regalos habían pedido: no siempre todo se podía cumplir, pero se hacía lo que se podía. La hija mayor, de 13 años y que ya sentía las punzadas de la adolescencia, había pedido una túnica nueva de brillantes colores para reemplazar a la que tenía, que con los años además de quedarle pequeña se había convertido en un manto sucio de color indefinido. El hijo mediano, de 9 años, quería unos zapatos nuevos, los que tenía estaban llenos de agujeros y era lo mismo que caminar descalzo. Baltasar sonreía, aquellos niños no conocían más que el mundo que vivían y sus deseos eran tan humildes como sus propias vidas, como si tuvieran miedo de que pidiendo demasiado alguien los castigara y se quedaran sin nada.
    Pero al llegar al regalo de la hija pequeña, de 7 años, el rostro de Baltasar se arrugó (más aún de lo que ya estaba) y se quedó durante algunos segundos mirando al vacío. La niña tenía hambre, y había pedido comer cordero. Manifestaba que solo había podido comerlo una vez en su vida, pero como eran pobres aquella comilona no había vuelto a repetirse.


    Baltasar llamó a los otros dos reyes, pues no tenía muy claro cómo solucionar aquella extraña situación. Melchor y Gaspar aparecieron como por arte de magia junto al atribulado Baltasar, y tras conocer la petición de la niña, estuvieron debatiendo durante algún rato. No podían denegar el regalo porque sí, y tampoco era fácil explicar a una niña de 7 años por qué no podían concederle su petición. Así que finalmente decidieron que la mejor forma de que lo comprendiera, era poniendo a la niña en el lugar del “regalo” que había pedido. Satisfechos por su decisión, salieron de allí tan inopinadamente como habían entrado: ¡quedaban aún muchos niños por atender!
    A la mañana siguiente, los niños se despertaron casi al unísono y corrieron a ver si estaban los regalos. La túnica de la hija mayor estaba allí brillante y hermosa, quizá no tan glamourosa como la había imaginado pero los reyes magos al fin y al cabo no entienden demasiado de modas. El niño mediano no podía creerse ver unos zapatos nuevos junto a su ropa. Después los tres fueron a ver el regalo de la pequeña. Se encontraron con un enorme pastel de dátiles. Los niños, que llevaban días sin comer en condiciones, se abalanzaron sobre el pastel y empezaron a engullirlo encantados. Al cabo de algunos minutos y cuando el pastel ya andaba por la mitad, el hermano mediano dijo con la boca llena: “Cómo me alegro de que hayas pedido comida a los Reyes Magos, hermanita. ¡Está buenísimo!” Y la hermana mayor añadió “¡Yo también! Pero… un momento, ¿no les habías pedido un cordero?” “¡Es verdad!” coreó el hermano mediano.
    La hermanita pequeña de pronto dejó de comer y puso cara triste. “He tenido un sueño muy triste” afirmó. Los hermanos mayores se quedaron mirándola (el mediano sin dejar de comer), así que la pequeña prosiguió. “soñé que vivía en un establo. Todo estaba sucio y olía mal. Pero allí estaba mi mamá, hermosa y buena, una oveja grande y guapa”.


    “¿Cómo que tu mamá era una oveja? Entonces tú…”
    “Yo era un corderito que correteaba por aquel pequeño establo, tratando de jugar, quería salir a correr pero la puerta estaba cerrada. Aquel lugar no me gustaba, pero mi mamá me cuidaba y protegía”.


    “¿Y qué pasó?” inquirió la hermana mayor.


    “Llegaron unos niños y yo corrí para jugar con ellos. Pero los niños no me hacían caso. De pronto apareció un señor con un cuchillo. Yo empecé a tener mucho miedo. El señor me asió con fuerza y me puso sobre una mesa boca arriba de un golpe que me dolió mucho. Mi madre balaba a lo lejos, pero no podía ayudarme. Yo intentaba salir de allí como podía, pero me tenía agarrado con fuerza, no podía escapar. De pronto el señor cogió su cuchillo y lo levantó sobre mi…. ahí desperté”, terminó su relato la niña mientras comenzaba a llorar. “¡No quiero volver a comerme un corderito!” concluyó entre sollozos.


    Los hermanos mayores miraban a la pequeña sin saber qué decir. Escondido en algún lugar, Baltasar contemplaba la escena sonriendo. Había cumplido bien con su cometido. El regalo original de aquella niña… implicaba la muerte de otro niño. Y el código ético de los Reyes Magos impedía que los deseos de un niño supusiera daños a otros. Ella no lo sabía cuando lo pidió, pero ahora había comprendido.


    Baltasar se alejó de la escena y volvió al trabajo. La noche de los niños humanos había pasado, pero quedaban otras muchas noches para los niños de todas las demás especies… y, normalmente, sus deseos eran mucho más difíciles de cumplir.
    Ni toda la oscuridad del mundo podrá acabar con la luz de una sola vela

    Los motivos para ser vegan@:
    http://www.youtube.com/watch?v=hPGKU...TbguMQkn14cxGA

  2. #2
    una elfo Avatar de Katarína
    Fecha de ingreso
    diciembre-2008
    Ubicación
    Bratislava, Eslovaquia
    Mensajes
    3.358

    Muy bonito.

    Si no gozas de una salud perfecta, quita la basura de tus intestinos e intenta mantenerlos limpios.
    También se puede sobrevivir consumiendo comida dañada por las temperaturas, pero deja mucho que desear.

 

 

Temas similares

  1. Papá Noel y los Reyes Magos
    Por Alba_kitty en el foro Miscelánea
    Respuestas: 75
    Último mensaje: 27-sep-2013, 07:38
  2. Carta de varios perros a los Reyes Magos
    Por Cotorra en el foro ADOPCIONES y ACOGIDAS temporales
    Respuestas: 5
    Último mensaje: 26-dic-2011, 22:46
  3. Congreso de reyes magos mundial
    Por antavian en el foro Miscelánea
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 05-ene-2011, 10:42
  4. Carta a los Reyes Magos
    Por veraloe en el foro Miscelánea
    Respuestas: 17
    Último mensaje: 16-dic-2010, 16:08
  5. ¿Que tal los reyes magos?
    Por EnlasNubes en el foro Miscelánea
    Respuestas: 58
    Último mensaje: 08-ene-2010, 02:22

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •