En caso de estar entre la vida y la muerte, si. Sin ninguna duda